Previsión de recortes en Castilla-La Mancha para el próximo año lectivo

Estándar

Tomás García-Cuenca Ariati Viceconsejero de Educación, Universidades e Investigación mandó el pasado 14 de junio una circular a todos los centros educativos de Castilla-La Mancha en la que se informaba a los equipos directivos y al claustro de profesores de una serie de previsiones para el curso que viene. Las voy a resumir y comentar a continuación:

1. Supresión del profesorado de apoyo en Educación Infantil. Bravo, menos profesores para más alumnos y ya, sin apoyo alguno. Señores padres, sus hijos van a estar magníficamente atendidos.

2. Reducción de los auxiliares en conversación. A la auxiliar de mi centro ya le han mandado una carta diciendo que se busque la vida. Resulta muy curioso que el PP, que ha hecho de los programas de bilingüísmo su bandera por la calidad en la educación, tome esta medida.

3. Reducción de los tiempos de dedicación a funciones directivas. Por si acaso la reducción horaria que tenían fuera suficiente para compensar el enorme trabajo que realizan…

4. Justificación de las bajas. Aquí el señor viceconsejero nos habla de situaciones abusivas que hay que corregir, remitiéndose a la resolución del 8 de mayo del 2012 la cual no tiene desperdicio. El caso es que cuando, a todas luces, la solución para situaciones abusivas en la cual un docente se aprovecha sería que la inspección inspeccionara (curioso que se tenga que decir, con un burdo juego de palabras, a la inspección que se dedique a inspeccionar) a esos casos concretos y en esos casos concretos se aplicarán las medidas sancionadoras correspondientes, lo que va a ocurrir es que TODOS vamos a pagar el pato. Esto es como lo del famoso CANON antipiratería. Como hay gente que piratea, nos ponen un impuesto a toda la ciudadanía cada vez que compramos un DVD. Medidas que violan la presunción de inocencia y nos convierten a todos en delincuentes de hecho, en nuestro caso, en malos profesionales de hecho.

5. La reducción lectiva para mayores de 55 años sigue en píe pero a cambio de que los implicados escojan voluntariamente reducir su sueldo.

6. Contratación de personal interino: señores interinos, dedíquense a otra cosa que ahora que hay mucho trabajo seguro que encuentran algo. Miles de profesores a la calle, generaciones de universitarios perdidas, más PARO… Probablemente esto es lo más grave que está pasando.

7. Ratios:

Infantil y primaria a 30 alumnos.

Secundaria: 36

No se posibilitarán desdobles hasta 31 en infantil y primaria y hasta 37 en secundaria.

No entiendo por qué en la circular no se habla de los 40 que se prevén para Bachillerato. Dice en la circular a este respecto: “Nos gustarías señalar que creemos firmemente que la medida no tiene porqué implicar la disminución de atención al alumnado ni tiene porqué ser inversamente proporcional a la calidad de la educación, aunque somos conscientes de que claramente supone un mayor esfuerzo por parte del docente”

Porque una imagen (o un vídeo) vale más que mil palabras, en mi instituto metimos a 36 profesores en varias de nuestras aulas de la ESO. Pinchad aquí para verlo. Con toda evidencia, no va a repercutir en la calidad de la educación… No claro. Y ya no sólo pensemos en la falta de espacio sino en la dificultad para mantener la disciplina, para elaborar trabajos personalizados, atender a la diversidad, realizar distintos tipos de actividades en grupo… Me imagino cómo me las voy a ingeniar para llevar a 36 niños al aula Althia…

8. Supresión de escuelas rurales. Según UGT, se pueden suprimir unos 70 centros en Castilla-La Mancha, que van desde los cinco en Ciudad Real hasta los 37 en Cuenca. Claro, que haya menos colegios no va a repercutir en la calidad de la educación, es una lógica aplastante.

9. Comedores escolares: no hay ayudas por lo que quien quiera que su hijo coma allí lo tendrá que pagar, menos los que tengan la consideración de beneficiarios obligatorios. De nuevo, otro servicio social que desaparece.

10. Transporte escolar: habrá que unificar rutas. Veremos como acaba el asunto.

11. Préstamo de libros de texto: esta parte es muy graciosa. Los libros de texto siguen pero sin reposición, es decir, que tendremos que seguir con los libros viejos. Si los contenidos de las asignaturas cambian tendremos que seguir con el libro con los contenidos anteriores (acojonante, libros de texto que no se corresponden con los contenidos actuales), y los libros perdidos o deteriorados se distribuirán en función de la renta de los padres. Dicho de otro modo, habrá alumnos cuyos padres tendrán que pagar sus libros de texto. Problema: si el libro está descatalogado… ¿qué libro se van a comprar? Nos dicen que se compren las ediciones nuevas… ¿Niños en clase con libros diferentes? Entonces nos recomiendan que no utilicemos el libro de texto más que como una herramienta secundaria… ¡El libro de texto como una herramienta secundaria en la enseñanza! ¿Se están riendo de nosotros?

¿Qué supone el aumento de ratio en términos laborales?

Estándar

1. Según lo hablado hoy en la mesa en la que la administración y los sindicatos en Castilla-La Mancha, se ha decretado que las horas lectivas del profesorado serán 21 (suben una. Está bien, más trabajo cobrando lo mismo) y la ratio máxima se sube a 30 alumnos en infantil y primaria, 36 en secundaria y en FP y 40 en Bachillerato.

2. Los equipos directivos están haciendo cálculos y la cosa parece espeluznante. Según uno de los jefes de estudios de mi centro, si las ratios se aplicaran al máximo, no sólo todos los interinos se van a la calle (lo cual, tristemente, ya damos por hecho) sino que hay que desplazar a un tercio de la plantilla orgánica.

3. Desplazar a un miembro de la plantilla orgánica es una cosa bastante problemática. Me pongo como ejemplo. Yo soy profesor de plantilla en el IES Ojos del Guadiana. El año pasado concursé y me dieron esta plaza. Para concursar hice un montón de cursos, seminarios, proyectos de innovación, etc. con tal de conseguir puntos. Si ahora me desplazan… ¿Qué pasa con esos puntos? ¿Me los devuelven?

4. Pero es que la cosa es aún más injusta. En el concurso de traslados había compañeros con menos méritos y años trabajados que yo que, quizá, en el centro en el que consiguieron plaza, no va a ser necesario desplazarlos… Entonces se da la fantástica paradoja que compañeros con menos puntos en el concurso terminan en mejor circunstancias que otros mejor posicionados. ¿Cómo se traga eso?

5. Si el aumento de las ratios se lleva a sus máximas consecuencias, van a sobrar un montón de profesores de plantilla, no sólo en mi centro, sino en la mayoría de los centros de Castilla-La Mancha… ¿Dónde entonces se reubican? En plazas que antes eran de interinos pero, aún así, sin hacer muchas matemáticas, es imposible, no se podría reubicar a tanta gente. La poca viabilidad me da tranquilidad. No podrá llevarse a cabo.

6. Pero es más, las instalaciones de muchos colegios e institutos, no están preparados para tales ratios. En mi centro es imposible que las aulas de la ESO alberguen a 36 alumnos… ¡Si con 25 estamos hacinados! Del mismo modo, muchos centros de nueva construcción no tienen aulas adecuadas. De nuevo, poca viabilidad.

7. Es intolerable que a 24 de mayo, a un mes de que terminen las clases, NADIE SEPA NADA. La administración no nos informa de qué va a pasar exactamente. Los profesores tenemos hipotecas, familias, letras, etc. y tenemos vidas que planificar. Todos estamos en una tensa incertidumbre sin saber qué va a ser de nosotros el año que viene. Ya han tenido mucho tiempo para pensar y decidir qué es lo que van a hacer. No entiendo por qué no se nos informa ya. Da la impresión de improvisación, chapuza o no tener las ideas demasiado claras.

8. Espero que no aprovechen el verano para, cuando estemos de vacaciones (unos pagadas, otros no) sin posibilidad de movilizarnos, sacar más medidas. Y lo que sí que no espero es llegar en septiembre y que, de repente, me digan que haga las maletas y me vaya a Villachoto de Arriba.

9. Y lo que es ABSOLUTAMENTE INTOLERABLE es la extinción de los interinos. Miles de profesores que habían empezado hace poco a trabajar en la enseñanza van al PARO durante mucho tiempo. Es más, ¿qué pasará con toda la gente que esté terminando ahora las carreras de magisterio o cualquier otra carrera con el fin de ser docentes? No van a trabajar. Una generación de universitarios perdida.

Bravo señor Wert y bravo señor Marín.

Lo más increíble que jamás ha dicho un ministro de Educación

Estándar

Comprendo que ser ministro tiene que ser una tarea harto difícil. La responsabilidad es grandísima, más en un momento tan delicado como este, y uno sabe, nada más aceptar el cargo, que gran parte de la opinión pública se le va a echar encima lo haga bien o lo haga mal. Lo comprendo.

Pero una vez comprendido, no puedo entender de ninguna manera cómo un ministro de educación pueda decir algo así:

Repasemos algunos datos. España tiene un índice de pobreza de un 20,8%. Esto quiere decir que uno de cada cinco españoles es pobre. De entre todos esos pobres unos 2,2 millones son niños. Bien, pues no hay problema. Si esos 2,2 millones de niños pobres quieren estudiar, ¡pues que se priven de tanto lujo en el que viven!

Pero es que lo realmente preocupante es que un ministro no sea consciente de que no puede decir cosas así. No puede tener semejantes deslices. Tiene que darse cuenta de la enorme responsabilidad de sus declaraciones. Por eso no puedo comprender como alguien puede ser tan negligente para decir esa estupidez siendo ministro. Me da a mí que, viendo el recorrido que lleva, y después del divertido plantón de los 75 rectores de las universidades españolas, el puesto le queda bastante grande.

De lo que debe ser un profesor de secundaria

Estándar

Publiqué esta entrada en la Máquina de Von Neumann el 16 de Noviembre de 2010. No deja de ser triste que la dirección de los acontecimientos haya ido en dirección tan diametralmente opuesta a lo que yo exponía. Desde luego, ningún político leyó o le interesó leer la entrada. Aquí os la dejo de nuevo, con más pena que gloria.

1. Los profesores de secundaria habrían de ser especialistas vocacionales en educación y no especialistas en determinadas materias que no tienen otra posibilidad laboral que ejercer de profesor. Para esto era muy insuficiente el CAP y es muy insuficiente el nuevo máster. O se constituye el grado de profesor de secundaria (al igual que el actual magisterio) o, como mínimo, se estipula como especialidad de segundo ciclo en cualquier grado (de dos años al menos).

2. El profesor ha de ser un funcionario público. Sus intereses han de ser la transmisión de una cierta herencia cultural independientemente de los intereses económicos del momento dado. No comparto que todo deba estar regido por la economía, más aún cuando los fines de la economía no son el bien común, la justicia o la defensa de los derechos fundamentales. La educación no puede reducirse a las expectativas laborales de las caprichosas leyes de oferta y demanda. Y es que, ¿qué tiene que ver educar a una persona con el funcionamiento de la bolsa? Siempre he pensado que esta conclusión era fruto del sentido común y me da vergüenza cuando escucho su contrario en determinados foros.

3. Habría que reforzar la formación constante del profesorado. A día de hoy sólo te piden unos miserables créditos para los trienios y los sexenios, que se consiguen en absurdos cursos on-line que no llevan más de veinte minutos de trabajo frente al ordenador. Nunca he entendido cómo un profesional puede hacer su trabajo lo mejor posible sin estar a la última en “cómo hacer tu trabajo lo mejor posible”. Verbigratia, nuestros profesores lo hacen mal ya que desde que consiguen la plaza no tienen obligación alguna de saber nada más tanto de su especialidad universitaria como de pedagogía. Siempre me ha parecido lamentable, además, que un instituto no sea un centro de producción e intercambio de conocimiento, dejando esa tarea exclusivamente a la Universidad. Así, tenemos profesores a los que no les gusta estudiar, que no han vuelto a leer un libro desde que dejaron la facultad…¿Exigimos al alumnado que valore el conocimiento por sí mismo cuando nosotros no lo hacemos?

4. El sueldo del profesorado, así como su prestigio social, ha de elevarse (y no bajarse, tendencia que continúa hoy en alza. Me pareció gracioso escuchar una entrevista al ministro Gabilondo en donde decía lo mismo que yo días después de que nos bajara el sueldo). A cambio:

a) Las oposiciones deberían aumentar su dificultad. El grado de conocimientos y cualificación profesional para obtener una plaza deberían ser más altos. A los temarios de especialidad habituales deberían sumarse el conocimiento del marco legal (que antes estaba y no sé a cuento de qué se quitó) y un potente anexo psico-pedagógico. ¿Alguien sabe por qué antes se hacía el sorteo de los temas para el examen con dos bolas y ahora lo hacen con cinco?. ¿No favorece eso a que apruebe aquel que sólo se estudie unos pocos temas confiando en su suerte en detrimento del pobre que sí que ha preparado la oposición con seriedad? El mundo al revés.

b) La fiscalización de su trabajo debería ser real y no politizada ni centrada en aspectos burocráticos. Hoy en día, el profesor teme más que falte una coma en su programación que no subsanar serias deficiencias didácticas en su quehacer diario.

c) En consecuencia, debería existir un abanico mayor de sanciones administrativas en caso de negligencia. Actualmente no se hace absolutamente nada o, por lo menos, yo jamás he visto que a algún compañero le haya pasado nada por hacer pésimamente su trabajo (o, sin eufemismos, por no hacerlo). La inspección tiene hoy en día un papel anecdótico, sin más papel que el de asustar de vez en cuando… ¿Quién teme al lobo feroz?

d) Igual, deberían existir incentivos o formas de promoción interna que premiaran el buen hacer del docente. Es curioso que aquel que se mata a trabajar recibe los mismos premios y castigos que el vago incompetente. Es triste que tengamos que confiar la calidad de la enseñanza a cuatro héroes, que sin premio alguno, trabajan por todos los demás.

4. No creo que la solución al problema del mal comportamiento del alumnado en las aulas se solucione fundamentalmente con dotar al profesor de una autoridad policial, ya que es algo mucho más complejo y profundo que sólo podrá ser solucionado a largo plazo mediante cambios culturales y sociales. Como medidas a corto plazo que podrían solucionar sólo parcialmente la grave situación hablaríamos en dos líneas:

a) Dotar al profesor de herramientas conductuales de solución de conflictos en el aula. Del mismo modo, el centro ha de contar con un sistema coherente y con sentido de medidas sancionadoras que funcione con eficacia. Hay centros en los que ni siquiera puedes echar al alumno de clase o en los que no hay aulas de convivencia.

b) Que existan medidas para tratar los casos extremos diferentes a la mera “cambiar al alumno de centro”. Las competencias del departamento de orientación deberían ser mayores (además de existir más de un orientador por centro. Su número debería determinarse en función del número de alumnos y de su problemática, y no únicamente el inflexible “uno por centro”) y la colaboración de los institutos con la fiscalía de menores, trabajadores sociales, psicólogos clínicos  y con las fuerzas de orden público también debería reforzarse, creándose planes de acción conjunta.

5. Para fomentar el prestigio social del profesor no basta con subirle el sueldo y su cualificación profesional, también hace falta que pueda hacer bien su trabajo. Para ello han de facilitarle las cosas: principalmente bajar la ratio de las clases, horarios y espacios flexibles, cooperación interdepartamental, menos horas lectivas… En otras palabras: romper la estructura institucional de un centro de secundaria y duplicar el presupuesto en educación. El cambio del profesorado ha de venir, a la larga, acompañado de un cambio sistémico.

Algunas concentraciones de protesta

Estándar

Esta imagen fue tomada el día de la pasada huelga general en la Plaza Mayor de Ciudad Real. Yo estaba a un lado del Ayuntamiento porque no podía pasar, debido a la gente que había, para ponerme en frente. Fue una manifestación absolutamente pacífica que se realizó sin el más mínimo incidente.

Ésta es del 10 de Mayo, tomada frente a la Delegación de Gobierno de Ciudad Real. La verdad es que no había mucha gente. Fue una lástima. Yo me preguntaba qué les parecía a los interinos de la provincia más importante que hacer esa tarde que venir a protestar por la inminente pérdida de sus puestos de trabajo. Es lo de siempre: ¿Habrá faltado en la historia de España algo más de guillotina? ¿Somos un pueblo servil y complaciente con nuestros, tantas veces pésimos, gobernantes?

Y estos son alumnos míos. Yo salí del instituto a fumar un cigarro en un rato libre y me los encontré así. Ellos mismos, sin que ningún profesor ni nadie les dijera nada, organizaron esta pequeña sentada en la puerta del instituto. Aquí cabe recordar que, más que los profesores, padres o resto de personal docente y administrativo, los que salen perjudicados por todo lo que está pasando son ellos, y eso no se debe permitir bajo ningún concepto. Y al decirlo no estoy haciendo un fácil chantaje emocional a los lectores ni me estoy poniendo ñoño o lacrimógeno. Es la gran verdad que, al menos, yo percibo y siento. Se me retuerce el estómago cada vez que pienso en la mierda de mundo que les estamos dejando para vivir. Da que pensar el hecho de que ellos, seguramente, vivirán peor que nosotros. Magnífico, nosotros cogemos el mundo, lo empeoramos, y se lo dejamos así. Ala chaval, arréglatelas como puedas. Trágico.

De nuevo, animo a todo el mundo a que vaya a la huelga del día 22. Es importante.

Carta de los profesores del IES Ojos del Guadiana a las autoridades educativas

Estándar

El gobierno de Castilla-La Mancha ha suprimido las plazas de apoyo al área práctica. En mi centro, el IES Ojos del Guadiana, hay un profesor altamente cualificado y respetado, con un montón de años de experiencia, trabajando en este puesto. No lo van a despedir (menos mal) pero sí lo van a destinar a otro centro en donde exista su especialidad (ciclos de Formación Profesional en su especialidad concreta). No existen muchos centros con ella en Castilla-La Mancha y, suponemos, que aún menos con horarios disponibles para él, por lo que el futuro de este profesor, con mujer e hijos, es de lo más incierto. No obstante, lo más grave del asunto no es que lo desplacen lejos de su hogar. Con la que está cayendo ha de dar gracias por tener trabajo. Lo grave es lo que supone para la educación de los niños perder profesionales de este tipo. Daimiel va a perder a un gran profesor.

En el último claustro del centro, él mismo y los demás profesores, debatimos sobre qué podía hacerse. Convocamos un nuevo claustro extraordinario en el que votamos, por inmensa mayoría (un concejal del PP fue el único que voto en contra), mandar una carta de protesta, tanto a los padres como a todos los organismos institucionales. Es el documento que os adjunto y al que intentaré dar la máxima difusión en todos los medios de la red de los que dispongo. En él hablamos de cómo todos los recortes en educación van a afectar a nuestra labor docente. Creo que es importante que todo el mundo sepa bien lo que está pasando y qué consecuencias va a tener.

El curso que viene, la gran mayoría del claustro, no sabemos dónde vamos a estar trabajando. Con el aumento de alumnos por clase y si nos suben aún más las horas, no sólo no va a existir ningún interino en los institutos (los interinos están en peligro de extinción) sino que vamos a sobrar un montón de profesores de plantilla orgánica. No sé cómo va a funcionar el centro si ya hoy tenemos problemas para abarcar las horas de guardia (no tenemos aula de convivencia debido a ello). Además, por ejemplo, yo doy clase aproximadamente a unos 150 alumnos… Si suben las ratios en un 20%, subiré a unos 180… con clases de más de cuarenta alumnos… Esto hará que enseñar en algunos cursos va a ser absolutamente imposible… ¿cómo voy a atender a la diversidad, a proponer trabajos individualizados, a hacer adaptaciones curriculares, atender a los padres…? ¡Si apenas puedo hacerlo a día de hoy de modo competente!

En el caso de que me quede en el instituto pues haya horas para que pueda trabajar, tendré que dar asignaturas para las que no estoy cualificado. Pienso cómo me las voy a ingeniar para dar latín o música… ¡Desastroso! Y como ya he dicho, las plazas de apoyo al área práctica desaparecen por no hablar de las próximas que estarán al caer…

Por todo esto creo que hay que empezar a actuar y a protestar activamente. En el Ojos del Guadiana hicimos un encierro con padres y alumnos y también hemos participado en las diversas huelgas y concentraciones que se han convocado. Así, animo a todo el mundo a que asista a la huelga de la función pública del 22 de Mayo o a las concentraciones de protesta del día 12 convocadas por el 15-M. También, los profesores de otros institutos, podéis usar esta carta como modelo para realizar vuestras propias protestas.

Carta de protesta de los profesores del IES Ojos del Guadiana.

Modelos para vivir

Estándar

Enseñamos ideas, datos, procedimientos para resolver problemas. Enseñamos a resolver una ecuación, las teorías de Descartes o los acontecimientos que desembocaron en la Revolución Francesa. Es magnífico, es lo que debemos enseñar. Pero todos esos aprendizajes quedan desarraigados, aislados en el único contexto académico donde parecen tener sentido. A un alumno no le vale para nada en su quehacer cotidiano quién era Napoleón o el sistema de Gauss de resolución de sistemas de ecuaciones. ¿Por qué? ¿No debería ser la educación una clara magistra vitae, un enseñar a vivir más que cualquier otra cosa?

Creo que hay una condición sine qua non puede darse un buen aprendizaje: que esté basado en un modelo prestigioso, que se base en la biografía de alguien respetable, digno de imitar y seguir. A menudo me encuentro con que mis alumnos piensan en los grandes científicos o literatos como en ratas de biblioteca, tipos aburridos sin vida social, clásicos empollones que no disfrutaron nunca de un buen botellón ni se ligaron a la reina del baile. Para adolescentes cuyo máximo deseo es salir el viernes y disfrutar de la noche hasta el amanecer, poco les dice alguien que estuvo la gran parte de su vida sentado en un escritorio o encerrado en un laboratorio. Pero, ¿quiénes son entonces sus modelos? ¿A quiénes admiran y siguen? ¿Qué valoran y respetan? Es muy obvio: para los chicos están los gladiadores modernos, los héroes homéricos del presente: los futbolistas de élite. Messi o Cristiano son los Aquiles y Heracles de la actualidad. No son del todo malos modelos. A fin de cuentas, su esfuerzo para llegar a la élite del deporte es encomiable. Yo los utilizo en muchas ocasiones, ya que si los rechazo y los contrapongo a los héroes del conocimiento tengo la batalla perdida de antemano. Es casi imposible que un crío vea más admirables las leyes de Newton que el golazo que dio la Champions al Barça. Son un buen modelo de superación, de espíritu deportivo, de horas y horas de entrenamiento para conseguir unas metas difíciles. Colateralmente pueden serme útiles, pero a la postre son insuficientes: mi objetivo es que los discentes sientan pasión por el conocimiento. ¿Qué hacer entonces?

No es muy difícil. La mayoría de las biografías de los grandes hombres son apasionantes. Lejos de ser aburridas ratas de biblioteca fueron, casi siempre, personas de vidas trepidantes llenas de anécdotas y aventuras. Por ejemplo, en el 2009, año Darwin, me pasé casi un trimestre hablando del viaje en el Beagle, imaginando las difíciles conversaciones entre Darwin y Fitz Roy, las noches de tempestad amenazando el casco, las agudas observaciones de las extrañas especies animales que se encontraba Darwin en Sudamérica… A los niños les encanta que les relaten historias, que les narren cuentos. ¿Por qué no aprovechar las grandes historias que nos ofrece la realidad en vez de tener que ir a ficciones? Dudo mucho que alguno de mis alumnos no acabaran por admirar al gran naturalista inglés y dudo mucho que, al menos, el mundo de la biología no les pareciera mínimamente interesante. Y a raíz de eso, día tras día de navegación, fuimos construyendo la teoría de la evolución y las enormes implicaciones filosóficas a la que ésta llevó. Aprendizaje por descubrimiento en toda regla.

Este año, aniversario de Alan Turing, no me han dolido prendas en echar horas de clase dedicadas a su vida. En segundo de la ESO, estuvimos trabajando con métodos de codificación de mensajes (les recomendé que los utilizaran para hacer chuletas indescifrables) imaginando que intentábamos hallar la forma de descifrar los mensajes secretos que los nazis se mandaban mediante ENIGMA. Después, utilicé la trágica muerte de Turing para hablar de los prejuicios contra la homosexualidad. Estoy seguro de que, para muchos de mis alumnos, era la primera vez que admiraban a alguien de naturaleza homosexual.

De este modo, el conocimiento cobra vida, se enraíza en la cotidianeidad, se acerca al día día de los adolescentes. Quizá, cuando vean un escarabajo arrastrándose por el alféizar de su ventana lo miren con la curiosidad de Darwin y observen su torpe movimiento con cierto detenimiento. Les habré enseñado algo maravilloso: les habré enseñado a ver el mundo con otros ojos. O quizá, cuando vean a un homosexual, ya no vean tanto a alguien despreciable digno de burla, sino a alguien tan heroico que pueda ayudar decisivamente a ganar una guerra mundial. Este quizá es posiblemente muy humilde, pero es, quizá también, lo más maravilloso de ser profesor.

¡Hola mundo!

Estándar

Bienvenidos a todos.

Venia Docendi nace el cinco de mayo del anno domini 2012 con el propósito de ser un blog en el que expresar mi experiencia e ideas acerca de mi labor docente. Me llamo Santiago Sánchez-Migallón y soy profesor de Filosofía en un instituto de secundaria. La urgencia que me ha llevado a su nacimiento viene dada por dos razones:

1. El divorcio que existe entre tres polos fundamentales para el buen hacer educativo: la clase política, los pedagogos y el docente. Es una evidencia que todos ellos hacen la guerra por su lado, se enfrentan a problemáticas y realidades diferentes, situándose en compartimentos estancos fatalmente incomunicados. La descoordinación entre ellos es una de las causas más claras del colosal desastre que es la educación pública en España.

2. El fuerte desprestigio que domina la opinión pública en nuestro país acerca de lo que es y lo que hace un profesor, potenciado además, en los últimos tiempos, por la clase política gobernante y sus medios de comunicación acérrrimos. El propósito más fuerte de este blog consiste en hacer público lo que realmente ocurre en un instituto en el día a día. Pretendo que todos entendamos a lo que un profesor se enfrenta en su quehacer cotidiano para que se comprenda bien cuáles son los problemas y cuáles serían algunas soluciones. En un momento en el que la educación pública se encuentra en gravísimos problemas surge la extrema necesidad de diagnosticarlos bien y encontrar soluciones con ojo clínico y preciso bisturí. Hay que saber bien qué queremos que sea la educación, hay que redefinirla bien y hay que tener claro qué está en juego y qué tenemos que ganar y que perder, pues parece mucho.

Sin más por hoy, espero que disfrutéis de su lectura tanto como yo disfrutaré, sin duda, de su escritura. Un abrazo a todos y salud.